La AV y los rumores sobre la mezquita

  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /usr/home/prosperitat/www/includes/unicode.inc on line 311.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /usr/home/prosperitat/www/includes/unicode.inc on line 311.

En anteriores documentos hemos dejado clara cuál es nuestra posición sobre la apertura de una mezquita en la calle Japón y sobre la presencia de radicales “ultras” en nuestros barrios. Una posición que tiene el apoyo de una gran parte de entidades de nuestro barrio. Ahora queremos aclarar alguna de las cuestiones que difunden las personas que se oponen a esta apertura y que pueden generar confusión.

Se dice que no ha habido reuniones. Esto es totalmente falso. Cuando la comunidad islámica pidió el permiso de obras para abrir la mezquita, el Ayuntamiento nos convocó a la AV y al presidente de la escalera donde va a ir instalada para ver cómo se debía llevar el proceso. A la vista de que el presidente de la escalera y sus acompañantes se negaron totalmente a considerar otra alternativa que no abrir el centro, se decidió llevar a cabo otra reunión para volver a debatir el tema.

Esta segunda reunión se realizó en la sede del Distrito y, además de las comunidades de vecinos implicadas, la AV y técnicos de diferentes áreas del Ayuntamiento, se invitó a personas del centro de “Los Propis” de Via Júlia, donde el año pasado la comunidad celebró sus ritos durante el ramadán. Fue una reunión correcta en las formas, pero donde la mayoría de los vecinos de la calle Japón que asistieron sólo estaban dispuestos a aceptar que el proyecto no se llevara a cabo.

Posteriormente hubo otra reunión de vecinos de la calle Japón en el local de la AV, donde explicamos nuestro posicionamiento, ofrecimos nuestro apoyo en aquello donde pensábamos que podíamos ayudar y nuestro respeto por las iniciativas que adopten los vecinos. Ha habido una segunda reunión con tres representantes de la AV y cuatro personas de la calle Japón (incluido el presidente de la comunidad de vecinos), tratando de aclarar posiciones y limar asperezas, pero sin avanzar en acuerdos.

Por lo tanto, no es cierto que no haya habido reuniones. Lo que ocurre es que diferimos en la cuestión de la apertura y se ignoran completamente nuestras razones.

En segundo lugar, nuestra posición se basa en la propia experiencia, y consideramos que la negativa a la apertura carece de argumentos sólidos.

La calle Japón es parecida en ancho y aceras a la mayoría de calles del barrio. En ellas hay instalados otros centros religiosos (evangelistas, testigos de Jehová...) y de otro tipo (colegios), que concentran en determinados momentos del día a bastante gente. En ningún caso esto ha generado un problema de convivencia importante.

La comunidad musulmana lleva tiempo residiendo en el barrio. Ha desarrollado actividades diversas. La experiencia del centro de “Los Propis” es totalmente positiva. Actualmente las clases de árabe se desarrollan en nuestro local sin ningún problema. No vemos por qué las cosas van a ser distintas en otra ubicación.

Algunas actividades (mayoritariamente bares, pero también otras) han generado problemas de ruidos graves en el barrio, y en este caso la AV ha trabajado para erradicarlos. Se trata de garantizar que el centro esté bien insonorizado y el comportamiento sea correcto. Nos comprometemos a hacer seguimiento, pero no podemos presuponer que vaya a haber problemas.

También propusimos negociar con el Ayuntamiento mejoras en la calle para reducir el posible impacto urbanístico, así como efectuar un seguimiento para resolver posibles conflictos de convivencia que pudieran ocurrir.

Todas estas evidencias y propuestas son ignoradas porque una parte del vecindario de la calle Japón sólo quiere que el proyecto no se lleve a cabo.

Hemos sido acusados de “comparsas del Ayuntamiento”. A ello hay que decir en primer lugar que la AV es independiente del Ayuntamiento, esté quién esté en el poder.

Es cierto que recibimos una subvención del Ayuntamiento, igual que la reciben la mayoría de entidades de Nou Barris, una cantidad modesta que ayuda a nuestra actividad pero no la condiciona. En la AV nadie cobra y nuestras cuentas son públicas. También nuestro posicionamiento crítico con las autoridades cuando incumplen sus obligaciones.

Si estamos de acuerdo con la apertura del centro no es por hacer el trabajo de nadie, sino por convicción. Muchas entidades de Nou Barris llevamos muchos años reflexionando y trabajando para conseguir que un barrio donde los procesos migratorios cambian su composición de personas sea un espacio de convivencia para todos. Y esto exige que todo el mundo tenga reconocidos sus derechos básicos, entre ellos la libertad de culto. Lo garantiza la Constitución y el ordenamiento jurídico. No podemos negar por cuestiones secundarias derechos fundamentales y generar discriminaciones a determinados colectivos.

Se ha dicho también que había una oferta de espacio alternativo. En primer lugar, de existir, se habría tenido que negociar con la comunidad islámica, que es la que ya había incurrido en gastos de apertura del local basándose en su derecho a abrir el centro. En segundo lugar, lo más probable es que en el nuevo emplazamiento se reprodujera el problema y se argumentara que puesto que en la calle Japón no los quieren, allí tampoco. Hay demasiadas experiencias al respecto.

Por último, siempre les hemos dicho a los vecinos de la calle Japón que tienen todo el derecho de manifestarse, protestar y acudir los tribunales si lo consideran útil. En nuestras manifestaciones hemos sido respetuosos y no hemos entrado en insultos. Pero los derechos no son absolutos. Y la presencia de ultras venidos de otras partes, que están generando un problema real de convivencia al barrio, ultras que utilizan un lenguaje amenazante en las redes sociales y que obligaron a los Mossos d'Esquadra a intervenir para impedir un ataque a una manifestación legal y pacífica, descalifica algunos argumentos. No todo vale pare defender intereses.

La AV ha repartido por todos los buzones de la calle Japón una carta explicando la posición de la AV y agradeciendo la actitud respetuosa de muchos de los vecinos de la calle hacia la comunidad islámica, pero sugiriendo también que deben ser los mismos vecinos quienes deben desmarcarse de las actitudes intolerantes, y ayudar a través del diálogo a la resolución de este conflicto de una manera positiva para el barrio. Insistimos en que las puertas de la AV están abiertas para todos los vecinos.

La junta de la AV de Prosperitat
Barcelona, 17 de mayo de 2017

carta